El coche eléctrico gana terreno...175 años después

El coche eléctrico gana terreno…175 años después

El crecimiento en ventas plantea un cambio en la gestión energética, y no solamente en el ámbito automovilístico.

|
atmira
El coche eléctrico gana terreno…175 años después

La industria del automovilismo eléctrico está viviendo uno de sus mejores momentos. Un mejor conocimiento de los componentes y la investigación en nuevos motores y combustibles han provocado que la compra de estos vehículos se haya duplicado en Europa desde 2017: 408.000 unidades solamente en 2019.  Pero ¿por qué ahora, si el coche eléctrico tiene más de 175 años?

 

El Primer coche eléctrico

Para dar con el primer vehículo eléctrico-crudo nos remontamos a 1832, cuando Robert Anderson desarrolla el primer coche eléctrico. Sin embargo, no será hasta la década de 1870 que el coche eléctrico empezará a ser un vehículo práctico para viajar.

 

Un prototipo de finales del S. XIX. Fuente: Jacques CATTELIN

 

Tal como explica Xavier Giménez, Profesor Titular de Química y Física en la UB, pronto se daría el salto al motor de combustión por el problema que suponían las baterías de plomo que utilizaban los coches eléctricos. Con la llegada del combustible líquido derivado del petróleo, el coche podía mantener la misma potencia con un peso bastante inferior.

 

Nuevas baterías para la transformación tecnológica

Tras la difícil situación por la que ha pasado últimamente la industria petrolífera, tanto a nivel empresarial, afectada por conflictos internacionales, como por la contaminación que genera a nivel global, ya se buscan alternativas a este tipo de combustible, como las baterías ion-litio (el metal más ligero que se puede utilizar).

 

Tesla es una de las principales empresas que está apostando por nuevos modelos de baterías

 

Su desarrollo además, es crucial para la transformación tecnológica de nuestra sociedad, puesto que estas baterías también servirían para almacenar energía para todo tipo de instalaciones (hogar, industria, agrícola y ganadería…).

 

Pendientes de una carga renovable… al 100%

Pese a tratarse de vehículos que consumen energía eléctrica, la mayoría de puntos de carga para coches eléctricos obtienen la energía de centrales de combustión. El impacto medioambiental sigue siendo considerable, por eso en Europa ya se empieza a trabajar en dar un vuelco hacia las renovables en este ámbito.

Los datos que presenta Wind Europe (Asociación europea de energias eólicas) son un buen indicador para comprobar qué está sucediendo con las centrales eólicas y solares. En 2018, la energía eólica proporcionó el 14 % de la demanda total de energía en la Unión Europea, cuando cinco años antes se trataba del 7 %.

 

El 95% de las nuevas instalaciones energéticas de la UE generan energía renovable, y un 45% de estas son eólicas.

 

Algunos de los sectores más persistentes a mantener coches con motor de combustión (como los coleccionistas) ya empiezan a convertir sus modelos antiguos en modelos eléctricos, para circular con las nuevas restricciones en determinadas regiones.

Desde atmira Club te animamos a que te muevas de la forma más ágil y sostenible que puedas, bien sea en transporte público, coche eléctrico o ¡un clásico reconvertido!